Federico García Lorca y el flamenco.

El poeta Federico García Lorca creó en su corta vida una fecunda obra artística, en la que abarcó la poesía, la música, la literatura… Creando obras formidables para el teatro y la lírica sin desdeñar otras manifestaciones como la pintura. Su dramático fin, del que este año se cumple el 75 aniversario, nos sirve de recordatorio de un artista genial y de un hombre de su tiempo, que supo comprometer su obra y su arte en pos del respeto a la vida y la dignidad de las personas.

Este programa pretende ofrecer un concierto flamenco cuyas letras son poemas de Lorca en distintos palos adaptados a la métrica y sensibilidad del poeta.

 

TIENTOS.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.

Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.

Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.

¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.

Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.

Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.

Compadre, quiero morir,
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?

Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.

Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.
Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal
herían la madrugada.

                                               Romance sonánbulo. Romancero gitano.

 

 

TONÁS.

 

Oye, hijo mío, el silencio.
Es un silencio ondulado,
un silencio,
donde resbalan valles y ecos
y que inclina las frentes
hacia el suelo.

Poema del Cante Jondo.

 

NANA.

 

Y a la nana nana nana,

A la nanita le haremos,

una chocita en el campo.

Te diré, niño mío, que sí.

Tronchada y rota soy para ti.

¡Cómo me duele esta cintura

donde tendrás primera cuna!

Cuándo, mi niño, vas a venir.

Cuando tu carne huela a jazmín.

                Nana de Yerma.

SERRANAS.

 

Empieza el llanto
de la guitarra.
Se rompen las copas
de la madrugada.
Empieza el llanto
de la guitarra.
Es inútil callarla.
Es imposible
callarla.
Llora monótona
como llora el agua,
como llora el viento
sobre la nevada.
Es imposible
callarla.
Llora por cosas
lejanas.
Arena del Sur caliente
que pide camelias blancas.
Llora flecha sin blanco,
la tarde sin mañana,
y el primer pájaro muerto
sobre la rama.
¡Oh, guitarra!
Corazón malherido
por cinco espadas.

 

La guitarra. Del poema del cante jondo.

 

 

 

 

 

 

COLOMBIANAS.

 

El río Guadalquivir

va entre naranjos y olivos,

Los dos ríos de Granada

bajan de la nieve al trigo.

¡Ay, amor

que se fue y no vino!

El río Guadalquivir

tiene las barbas granates.

Los dos ríos de Granada,

uno llanto y otro sangre.

¡Ay, amor

que se fue por el aire!

Para los barcos de vela

Sevilla tiene un camino;

por el agua de Granada

sólo reman los suspiros.

¡Ay, amor

que se fue y no vino!

Guadalquivir, alta torre

y viento en los naranjales,

Dauro y Genil, torrecillas

muertas sobre los estanques.

¡Ay, amor

que se fue por el aire!

¡Quién dirá que el agua lleva

un fuego fátuo de gritos!

¡Ay, amor

que se fue y no vino!

Llevo azahar, lleva olivas,

Andalucía, a tus mares,

¡Ay, amor

que se fue por el aire!

El rio Guadalquivir. Poema del cante jondo.

 

VERDIALES.

 

En el arroyo frío

lavo tu cinta.

Como un jazmín caliente

tienes la risa.

¡Ay, qué prado de pena!
¡Ay, qué puerta cerrada a la hermosura!,
que pido un hijo que sufrir, y el aire
me ofrece dalias de dormida luna.

Estos dos manantiales que yo tengo
de leche tibia, son en la espesura
de mi carne dos pulsos de caballo
que hacen latir la rama de mi angustia.

¡Ay, pechos ciegos bajo mi vestido!
¡Ay, palomas sin ojos ni blancura!
¡Ay, qué dolor de sangre prisionera
me está clavando avispas en la nuca!

Pero tú has de venir, amor, mi niño,
porque el agua da sal, la tierra fruta,
y nuestro vientre guardas tiernos hijos
como la nube lleva dulce lluvia.

                               Romería de Yerma

 

 

 

 

CANTIÑAS.

Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene
por un anfibio sendero
de cristales y laureles.
El silencio sin estrellas,
huyendo del sonsonete,
cae donde el mar bate y canta
su noche llena de peces.
En los picos de la sierra
los carabineros duermen
guardando las blancas torres
donde viven los ingleses.
Y los gitanos del agua
levantan por distraerse,
glorietas de caracolas y
ramas de pino verde.

Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene.
Al verla se ha levantado
el viento que nunca duerme.
San Cristobalón desnudo,
lleno de lenguas celestes,
mira a la niña tocando
una dulce gaita ausente.
Niña, deja que levante
tu vestido para verte.
Abre en mis dedos antiguos
la rosa azul de tu vientre.
Preciosa tira el pandero
y corre sin detenerse.
El viento-hombrón la persigue
con una espada caliente.
Frunce su rumor el mar.
Los olivos palidecen.
Cantan las flautas de umbría
y el liso gong de la nieve.
¡Preciosa, corre, Preciosa,
que te coge el viento verde!
¡Preciosa, corre, Preciosa!
¡Míralo por donde viene!
Sátiro de estrellas bajas
con sus lenguas relucientes.
Preciosa, llena de miedo,
entra en la casa que tiene,
más arriba de los pinos,
el cónsul de los ingleses.
Asustados por los gritos
tres carabineros vienen,
sus negras capas ceñidas
y los gorros en las sienes.
El inglés da a la gitana
un vaso de tibia leche,
y una copa de ginebra
que Preciosa no se bebe.
Y mientras cuenta, llorando,
su aventura a aquella gente,
en las tejas de pizarra el
viento, furioso, muerde.

Preciosa y el aire. Del romancero gitano.

TANGOS.

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño déjame, no pises,
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya,
ay como canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con el niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
el aire la está velando.

Romance de la luna, luna. Romancero.

 

LA CAÑA.

¡Que no quiero verla!

Dile a la luna que venga, que no quiero
ver la sangre de Ignacio sobre la arena.

¡Que no quiero verla!

La luna de par en par.
Caballo de nubes quietas,
y la plaza gris del sueño
con sauces en las barreras.

¡Que no quiero verla!
Que mi recuerdo se quema.
¡Avisad a los jazmines
con su blancura pequeña!

¡Que no quiero verla!

La vaca del viejo mundo
pasaba su triste lengua
sobre un hocico de sangres
derramadas en la arena,
y los toros de Guisando,
casi muerte y casi piedra,
mugieron como dos siglos
hartos de pisar la tierra.
No.¡Que no quiero verla!

Por las gradas sube Ignacio con
toda su muerte a cuestas.
Buscaba el amanecer,
y el amanecer no era.
Busca su perfil seguro,
y el sueño lo desorienta.
Buscaba su hermoso cuerpo
y encontró su sangre abierta.
¡No me digáis que la vea!
No quiero sentir el chorro
cada vez con menos fuerza;
ese chorro que ilumina
los tendidos y se vuelca
sobre la pana y el cuero
de muchedumbre sedienta.
¡Quién me grita que me asome!
¡No me digáis que la vea !

No se cerraron sus ojos
cuando vio los cuernos cerca,
pero las madres terribles
levantaron la cabeza.
Y a través de las ganaderías,
hubo un aire de voces secretas
que gritaban a toros celestes,
mayorales de pálida niebla.

No hubo príncipe en Sevilla
que comparársele pueda,
ni espada como su espada,
ni corazón tan de veras.
Como un río de leones
su maravillosa fuerza,
y como un torso de mármol
su dibujada prudencia.
Aire de Roma andaluza
le doraba la cabeza
donde su risa era un nardo
de sal y de inteligencia.
¡Qué gran torero en la plaza!
¡Qué gran serrano en la sierra!
¡Qué blando con las espigas!
¡Qué duro con las espuelas!
¡Qué tierno con el rocío!
¡Qué deslumbrante en la feria!
¡Qué tremendo con las últimas
banderillas de tiniebla!

Pero ya duerme sin fin.
Ya los musgos y la hierba
abren con dedos seguros
la flor de su calavera.
Y su sangre ya viene cantando:
cantando por marismas y praderas,
resbalando por cuernos ateridos,
vacilando sin alma por la niebla,
tropezando con miles de pezuñas
corno una larga, oscura, triste lengua,
para formar un charco de agonía
junto al Guadalquivir de las estrellas.

¡Oh blanco muro de España!
¡Oh negro toro de pena!
¡Oh sangre aura de Ignacio!
¡Oh ruiseñor de sus venas
No.¡Que no quiero verla!
Que no hay cáliz que la contenga,
que no hay golondrinas que se la beban,
no hay escarcha de luz que la enfríe,
no hay canto ni diluvio de azucenas,
no hay cristal que la cubra de plata.
No.¡¡Yo no quiero verla!!

La sangre derramada. Llanto por Ignacio Sánchez Megias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NANA DE CABALLO GRANDE.

Nana niño nana,
del caballo grande
que no quiso el agua,
que no quiso el agua
el agua era negra
dentro de la rama
cuando llega al puente
se detiene y canta
quién dirá a mi niño
lo que tiene el agua
con su larga cola
con su verde sal
duérmete clavel
que el caballo
no quiere beber
duérmete rosa
que el caballo
se pone a llorar.

Bodas de sangre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CARACTERÍSTICAS DEL CONCIERTO.

 

Concierto con carácter didáctico para todo tipo de público: estudiantes, viajeros, visitantes  e interesados en este arte.

El concierto consta de varios cantes, (ver páginas anteriores) en los que las letras de los poemas de Federico G. Lorca son musicados en clave flamenca en diferentes palos y ritmos. El cantaor explica el origen y sentido de los palos escogidos por la musicalidad del poema o por la secuencia de las letras. Se acompaña de un guitarrista y una tercera persona que explica brevemente el carácter literario del poema, su gestación, etc en inglés o francés.

No es necesario el despliegue de grandes medios; dos sillas y agua. Un pequeño escenario en el caso de que sea posible o un pequeño equipo de amplificación.

Por lo demás, los artistas se adaptan a las circunstancias concretas del momento y ocasión

8 Responses to Federico García Lorca y el flamenco.

  1. gay porno 25 Marzo, 2015 at 10:20 pm #

    Really appreciate you sharing this blog article.Thanks Again. Will read on…

  2. My Camp 26 Marzo, 2015 at 2:54 pm #

    I loved your article.Really looking forward to read more. Want more.

  3. free music downloads 3 Abril, 2015 at 8:10 am #

    Hey! I’m at work browsing your blog from my new iphone!
    Just wanted to say I love reading your blog and look forward to all your posts!

    Carry on the great work!

  4. online porn 29 Mayo, 2015 at 10:08 pm #

    I am so grateful for your blog post.Thanks Again. Awesome.

  5. garmin vivofit review 8 Junio, 2015 at 6:02 pm #

    wonderful points altogether, you simply won a new reader. What might you suggest in regards to your submit that you just made some days ago? Any sure?

  6. elektronik sigara 29 Junio, 2015 at 5:02 pm #

    Muchos Gracias for your post.Really looking forward to read more. Will read on

  7. Pakistani dramas 2 Julio, 2015 at 2:18 pm #

    I Will have to visit again when my course load lets up ?°???°?’?°?????‚?±?‚???????? nonetheless I am taking your Rss feed so i could read your web blog offline. Thanks.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Free Piano - 23 Mayo, 2015

    Free Piano

    Hi Really good post note. God bless,cure,invention You writers

Deja un comentario

Connect with Facebook

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes

Translate »