Toque

toqueLa guitarra y su toque característico confiere a la música flamenca su particular sonido.

No podemos concebir  la música flamenca, a excepción de los estilos a palo seco, sin el sonido de la guitarra. Estamos hablando de la “guitarra española” muy distinta de otros tipos de guitarra. No está demás explicar que ésta es un instrumento musical de seis cuerdas, que se compone de una caja de resonancia de madera, a modo de óvalo estrechado por el medio, con  un agujero circular en el centro de la tapa y un mástil con trastes.

 

Seis clavijas colocadas en el extremo de este mástil sirven para templar otras tantas cuerdas aseguradas en un puente fijo en la parte inferior de la tapa, que se pulsan con los dedos de la mano derecha, mientras las pisan los de la izquierda. Sobre el mástil hay filetes de metal o hueso, denominados trastes que sirven como guía para acortar en cada momento la longitud de las cuerdas y obtener así el sonido deseado. Es un instrumento típicamente español y es curioso que se use tanto en la música culta como en la popular.

 

 La evolucion de los instrumentos antiguos conduce a la guitarra

Sobre su origen existen varias teorías, algunos estudios ven su origen en la “quitara” procedente de Persia y de Arabia traída por árabes y otra teoría explica su origen en el parecido con la llamada “citara”, de origen greco-romano.

Ziryab, ese personaje del siglo IX afincado en la corte cordobesa, que como músico realizó muy diversas aportaciones, tales como cambiar las cuerdas de seda por las de tripa de león, que cambió también la púa y agregó una quinta cuerda al laúd que puede  considerarse también un antecesor con su laúd, (luud en árabe), de la guitarra.

 

El primer tratado de guitarra española lo hizo Juan Carlos Amat, en el año 1596 aproximadamente. Este libro define ya la técnica del “rasgueado”, un recurso del toque que tendrá un desarrollo muy profuso posteriormente. Posiblemente se fijó en esa época la afinación que hoy conocemos.

 

Hubo posteriores publicaciones de métodos de guitarra y su respectivo toque, añadiendo nuevas técnicas, como el punteado junto al rasgueado y su evolución continuó sin descanso hasta nuestros días.

 

En esta época, del siglo XVII y XVIII, aumenta el prestigio de la guitarra española en el mundo. Los conciertos se suceden, sobre todo en las Cortes Reales y también se le añade el 6º orden y se empiezan a utilizar “los picados”.

 

En Granada nació en el año 1.795, D. Francisco Rodríguez, conocido como “el murciano”. De el dijo Felipe Pedrell, en su “Cancionero musical popular “, que era un virtuoso de la guitarra. Un antecesor de los grandes instrumentistas que vinieron después y que dieron la vuelta al mundo encumbrando el instrumento.

También Ángel Ganivet, el famoso escritor granadino, era muy entusiasta de la guitarra quizás por la influencia de su madre, Maria de los Ángeles García Siles, que era una consumada tañidera de guitarra y bandurria.

Y por citar algunos nombres conocidos y ya cercanos en el tiempo señalaremos a Ramón Montoya, o al “Niño Ricardo”, figuras que contribuyeron a ennoblecer la guitarra y a enriquecer sus múltiples sonidos y recursos.

La guitarra flamenca ofrece un sonido diatónicamente temperado, el sistema de trastes impide moverse entre tonos indefinidos. Si embargo ha buscado algunos artilugios técnicos que acercan el sonido a estos microtonos a través de disonancias en sus acordes y diversos efectos producidos por arrastres, trémolos o vibratos, mordentes y ligados.

La afinacion de la guitarra flamenca es igual a la clasica

Sobre la técnica de la afinación de la guitarra flamenca, asunto fundamental para conseguir un buen sonido debemos señalar:

 

La afinación, al ser una variante de la guitarra española, es idéntica a ésta, es decir:

1ª – Mi,   2ª –Si,    3ª –sol,    4ª  Re,   5ª – La,  6ª –Mi.

 

Los trastes de la guitarra dividen el mástil en semitonos convirtiéndola en un instrumento atemperado, es decir que divide la octava en doce partes iguales. La técnica de la mano derecha utiliza a su vez una serie de elementos que son característicos de la guitarra flamenca, tales como la alzapúa, los golpes, los rasgueos y picados. También ha incorporado de la clásica los arpegios y los trémolos

 

La guitarra regula, marca los tiempos del compás de cada palo, ayuda a sostener el ritmo, acompaña al cantaor/a enriqueciendo su timbre de voz o el abanico de sonidos de su voz y es un elemento primordial en la sujeción a las melodías de las distintas familias estilísticas del flamenco. El acompañamiento de un buen guitarrista ilumina el cante y le regala una frondosidad y variedad que actualmente la hace imprescindible.

 

Algo que diferencia por completo la guitarra flamenca de la clásica es la utilización de cejilla. Consiste en un artilugio que se puede colocar en alguna de las divisiones del mástil, de forma provisional, y así cambiar la tonalidad. Cuando se dice al tres por medio, por ejemplo, significa que se va a tocar en modo de La con la cejilla colocada en la posición tres del mástil contando desde arriba. También hay que señalar que con ello se aumenta la sonoridad del instrumento.

Existe además del toque para acompañamiento, el toque solista o de concierto practicado por músicos flamencos que ejecutan sus propias creaciones buscando nuevos acordes y nuevas armonías desde su inventiva y virtuosismo. Ello  no sólo ha enriquecido el instrumento sino también a la música flamenca a la que ha hecho evolucionar desde dentro hacia nuevas perspectivas.

 

En los últimos tiempos también se viene utilizando la guitarra eléctrica y otros instrumentos novedosos como el piano, el cajón, la flauta…Nada tenemos contra el uso de aquellos instrumentos que enriquecen con nuevos sonidos y aportaciones el amplio registro musical del cante, excepto el acierto en su uso. Cada día es más frecuente la incorporación del toque en grabaciones y  actuaciones en directo aunque no siempre los resultados son los deseables.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes

Translate »